El patrimonio neto es el valor de una empresa. Contiene los recursos retenidos del beneficio de ejercicios anteriores y el capital social, aportaciones por parte de los socios.

Patrimonio Neto como financiación interna

El pasivo, como ya sabemos, corresponde a la financiación externa de una empresa. Sin embargo, muchas veces preferimos no tener que responder a deudas ante terceros. El obtener financiación desde el Patrimonio Neto puede ser la solución a esto.

El Patrimonio Neto y, por tanto, nuestro negocio, lo podemos financiar de dos maneras:

a) Dando entrada a más Capital Social a través de una ampliación de capital. Esta puede venir de nuevas aportaciones de socios actuales o aportaciones de nuevos socios. El valor que captaremos será el precio que le pongamos a la acción por el número de acciones vendidas de nuestra empresa

b) Reteniendo beneficios y no distribuyéndolos como dividendos a los socios. Es decir, lo que hayamos generado de Beneficio Neto Contable, que quede como recursos para nuestros proyectos y nuevas empresas

 

avalam patrimonio neto

¿Cómo afecta el Beneficio Neto al Patrimonio Neto?

Después de intereses e impuestos, este beneficio se verá repartido entre los recursos a retener y dividendos, en forma de beneficio para los accionistas. Siempre tiene que haber un capital mínimo en los recursos retenidos, así la empresa podrá responder ante imprevistos.