Las sociedades de garantía incrementan su apoyo a las pymes españolas

El acceso al crédito suele ser uno de los requisitos imprescindibles para cualquier empresario, emprendedor o autónomo que desea poner en marcha un proyecto o, simplemente, realizar una inversión en el mismo. Y también lo es para aquellas pymes que necesitan aumentar su financiación para atender sus necesidades de capital circulante.

¿Cómo hacer frente a ello?

Una de las soluciones más prácticas -y que mejor resultado ofrece en estos momentos- es acudir a una sociedad de garantía recíproca (SGR). Las SGR son entidades financieras, reguladas por el Banco de España, sin ánimo de lucro cuyo objeto principal es procurar el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas y mejorar sus condiciones de financiación, a través de la prestación de garantías (avales) ante las entidades financieras.

Las sociedades de garantía recíproca, por tanto, facilitan el acceso a la financiación y mejoran las condiciones para pymes y autónomos, elementos claves hoy en día para el crecimiento económico y la creación de empleo. En otras palabras, las principales ventajas de las líneas de financiación que ofrecen las SGR, como aválam en la Región de Murcia, son reducir el coste de la financiación, minimizando el riesgo y adecuando los plazos a las necesidades del proyecto de inversión o el ritmo de las fluctuaciones del capital circulante.

Uno de los beneficios que proporcionan con su intervención a las empresas es la mejora de los plazos de devolución en préstamos. Así, más del 60% de las operaciones respaldadas por una SGR tienen un plazo de amortización superior a los 8 años y cerca del 90% de los casos se sitúa por encima de los 3 años, según datos del Ministerio de Economía y Empresa. Además, estas entidades permiten condiciones más ventajosas en la financiación. El importe medio de las operaciones avaladas en la Región de Murcia se situó en 2018 en los 107.000 euros.

Por tanto, solicitar financiación con el respaldo de una sociedad de garantía sirve para cubrir cualquiera de estos objetivos: arrancar un proyecto, realizar una inversión, ofrecer anticipos a clientes, aplazar pagos a proveedores, internacionalizar la pyme, anticipar el cobro de subvenciones, presentar avales técnicos ante la Administración pública, etc.

Las SGR han aumentado su relevancia en los últimos años y se han convertido en una de las principales vías de acceso al crédito por parte de pymes y autónomos. Según el VII Informe financiero de la CESGAR, las ventajas de las SGR más señaladas por las pymes son: mejorar el acceso a la financiación bancaria (74,1% lo indica), la obtención de un asesoramiento adecuado (69,7%), la posibilidad de obtener mayores importes en la financiación bancaria (67,9%) y la ampliación de los plazos de devolución de la financiación (63,6%).

Actualmente están inmersos en el proceso de digitalización para la solicitud de financiación online a través de su plataforma “ConAvalSí” (www.conavalsi.com), apoyando de forma más rápida, más accesible y más cercana a las pymes y autónomos.

Enlaces externos: