En un año en el que se continúan sufriendo las consecuencias de la crisis económica mundial provocada por la pandemia de la Covid-19, se han establecido moratorias en el pago de algunos impuestos como el IVA, IRPF o las cuotas de la Seguridad Social.

Aunque el pago de impuestos y cotizaciones suponen dos obligaciones ineludibles para los autónomos se pueden fraccionar o aplazar. El Gobierno volvió a poner marcha a raíz de la crisis económica tanto una moratoria de las cotizaciones para los meses de febrero, marzo y abril, con un interés del 0,5%, como un aplazamiento sin intereses para las autoliquidaciones de impuestos del primer trimestre, que se pagan en abril.

Amplía la información en este enlace de AutónomosyEmprendedor.es